ZARAGOZA DINAMICA

La educación nos convierte en personas autónomas. Campus ROM Aragón.

Desde el proyecto #innovaCSL siempre hemos estado escuchando y apoyando a la comunidad gitana en todo lo relacionado con el ámbito educativo.

Compartimos las reflexiones de Carmen Jiménez Dual, participante en Campus ROM Aragón, que nos cuenta su experiencia personal en su itinerario educativo en diferentes etapas, así como la filosofía de Campus ROM Aragón.

Muchas gracias, Carmen.

Enseñanza y comunidad gitana, ¿qué tipo de dificultades hay en este ámbito? ¿Puedes hablarnos de tu experiencia personal?

Hay un muchos estudios que nos hablan de factores que pueden incidir en el ámbito educativo. Algunos de estos factores parece que tienen que ver con la falta de adecuación de las políticas educativas, la falta de preparación intercultural del profesorado, la poca presencia de la cultura en la escuela, la lejanía socioafectiva del mismo hacia el alumnado gitano etc. Otros apuntan a que tienen que ver con la familia, su débil valoración de los estudios como parte fundamental para el futuro de sus hijos/as, sus carencias socieconómicas, su escasa relación con el centro educativo etc. Por último algunos ponen el acento en el propio alumnado: el desfase curricular, la falta de motivación del alumnado, las dificultades vitales, la sensación de rechazo que puedan sentir, etc.

La imagen social de la realidad de la comunidad gitana en la educación está llena de estereotipos negativos y de falta de expectativas.
Pero esto, como siempre, depende del caso en concreto. Ni todos los alumnos/as gitanos/as tienen la misma preparación y rendimiento en la larga trayectoria educativa; ni en todos los coles son tratados igual; ni todas las familias tienen la misma visión respecto a la educación de sus hijos/as.
No existen soluciones únicas, estos factores influyen los unos en los otros. Es necesario hacer cambios en positivo incidiendo en éstos factores para que éstos influyan revirtiendo resultado. Sería más adecuado hablar de la educación de tal forma que, aunque tengamos en cuenta las dificultades podamos hablar de fortalezas o factores de éxito. Ver qué hace que un niño/a acabe sus estudios con normalidad.

Mi experiencia personal ha sido buena en general. Estudié en un colegio público femenino del barrio de la Magdalena.
Hasta los 14 años que acabé mis estudios de Graduado Escolar no tuve académicamente problema alguno. Sacaba buenas notas y las relaciones con mis profesoras y compañeras era buena. Tengo un recuerdo muy especial de la mayoría de mis profesoras y también de la directora de mi colegio. Muchas veces, estudiaba para agradarlas a ellas intentando compensar el cariño y la consideración que mostraban hacia mí. Sentía que la escuela era mi segunda casa.
Las monitoras del comedor escolar creaban un buen ambiente. Las alumnas mayores les ayudábamos a recoger las mesas después de comer y luego ellas se ponían de juerga a cantar y bailar con nosotras haciendo un gran corro. La mayoría de veces flamenco y rumbas para todas. Otras veces las compañeras payas nos enseñaban a bailar jota. Nadie se quedaba sin participar.
En algunas de mis compañeras gitanas y también payas, veía ciertas dificultades para superar los cursos con éxito y por ello tenían que repetir. Acababan en un aula de recuperación donde iban todas aquellas alumnas que habían repetido curso con la idea de volver a su curso correspondiente una vez alcanzado el nivel. Ellas me contaban que la profe era muy rígida y que no aprendían nada.

En todos los años que estuve en el cole sólo tengo conciencia de una de ellas que sí consiguió recuperar: mi hermana mayor. Ella era dos años mayor que yo y tuvimos la suerte de estar juntas en clase con un buen rendimiento desde quinto hasta séptimo de EGB.
Ella se había ocupado de cuidar de mis hermanas pequeñas cuando estaban enfermas y tenía que faltar a clase por ello. Mis padres iban a trabajar en la venta ambulante y su relación con la escuela era buena pero escasa. Cuando mi hermana todavía no había acabado, con 14 años, ya tenía edad para trabajar y así lo tuvo que hacer porque hacía falta un apoyo económico en casa.
Así que, tengo que agradecerle a mi hermana el hecho de haber estudiado. Si yo hubiera sido la mayor, lo hubiera tenido mucho más difícil para estudiar. Somos cinco hermanas y nos educaron para cuidarnos las unas de las otras. El único hermano que tengo nació cuando las chicas ya éramos mayores.

Mis padres tenían miedo de que fuera al instituto con chicos payos pero yo les demostré que tenía la intención de estudiar y ellos se fueron convenciendo y dándose cuenta de lo importante que era para mí. Se enorgullecían y valoraban mis esfuerzos.
La época de bachiller la recuerdo con cambios, cambio de domicilio, cambio de colegio, de amigos, cambio personal porque entraba en la adolescencia, acontecimentos vitales estresantes, costaba adaptarse a todo. Ya no era tan brillante y con alguna dificultad, sacaba adelante los cursos.
Cuando llegué a COU (Curso de Orientación Universitaria), mis notas bajaron y me fuí del instituto para trabajar en un restaurante haciendo la limpieza por la mañana y a continuación entraba a la cocina. Trabajaba un montón de horas y me pagaban una miseria.
Al curso siguiente volví con fuerzas renovadas y lo aprobé todo. Así pude hacer la selectividad para estudiar la carrera de Trabajo Social. Los fines de semana y vacaciones ayudaba a mi familia en la venta ambulante.

Hablamos de Campus Rom, de acceso a enseñanza superior. ¿Cuál es el origen de Campus ROM en Cataluña? A partir de vuestra visita a Barcelona: ¿Qué dificultades, aprendizajes, presente y futuro tienen? 

Campus Rom tiene su origen en Cataluña, a través de un proyecto europeo llamado INCLUD-ED que fomenta la participación de las familias gitanas en la escuela con el apoyo de el Plan Integral de Desarrollo del Pueblo Gitano de Cataluña. Nace como una actuación de éxito educativo donde las familias tienen capacidad de decisión en los asuntos escolares de sus hijos. Las familias tienen un espacio y un lugar en la propia escuela para aprender lo que ellos decidan al mismo tiempo que acompañan a sus hijos en el proceso educativo.

Una de las cosas que las familias decidieron estudiar fue un curso de preparación para superar las pruebas oficiales de acceso a la Universidad para mayores de 25 años.
Son en su mayoría padres y madres jóvenes que tuvieron que abandonar sus estudios por diferentes motivos y que tienen la oportunidad de retomarlos.
Tuvieron muchas dificultades y al principio, pocos accedían a la universidad. Pero después de superarlas ayudándose entre ellos el número de personas que lo consiguen sigue en aumento.

En junio de este año pudimos visitar a nuestros primos y primas de Barcelona para que nos contaran su proyecto. Vimos que las necesidades y los objetivos eran compartidos y quisimos sumarnos a esta iniciativa creando una delegación de Campus Rom en Aragón.

Nuestros objetivos son:
• Crear mayor conciencia en las familias de la importancia de la educación para el futuro de sus miembros y de la comunidad gitana.
• Trabajar de forma coordinada con otras iniciativas , recursos, asociaciones e instituciones que desempeñen su labor en la defensa de los derechos sociales y educativos para favorecer el éxito del alumnado.
• Impulsar políticas y medidas socioeducativas que palíen las desventajas favoreciendo la igualdad de oportunidades.
• Favorecer la superación de estereotipos negativos y prejuicios sobre los gitanos y la educación militando en la visibilización de diferentes perfiles de jóvenes (y no tan jóvenes) estudiantes y profesionales que estén implicados en procesos formativos y laborales de éxito.
• Dar soporte, acompañar y ayudar a estudiantes gitanos/as mayores de 16 años que quieran iniciar o estén en algún proceso formativo.
• Fomentar la participación y el liderazgo de personas que hayan finalizado, estén cursando o vayan a iniciar la educación media y superior para que sirvan de referentes a otras que quieran seguir su camino.

Las personas referentes gitanas, tienen mucho que decir. ¿Qué mensaje lanzarías a las y los jóvenes gitanos que estudian en los Centros Sociolaborales del Ayuntamiento de Zaragoza?

La educación nos convierte en personas autónomas, nos da herramientas para adaptarnos a cualquier circunstancia que incida en nuestras vidas. Nos da los medios para que nuestras familias puedan avanzar en otros campos, abriéndonos las puertas del desarrollo cultural y la participación en la sociedad.
La educación nos permite una reflexión y una acción en términos positivos, cargados de esperanza. En definitiva, nos hace más libres para decidir nuestro destino.

Mi mensaje:

“A las chicas gitanas y a los chicos gitanos, que van a los centros educativos con sus mochilas cargadas de ilusiones. Con el deseo de compartir y ayudar a cumplir un sueño: el de estudiar. Con la esperanza de que ello contribuya a ampliar sus opciones vitales”

Mas información sobre Campus ROM en:

campusromaragonrrss@gmail.com
Campus ROM
Facebook: Campus Rom Aragon

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies